Actualmente las fichas son un elemento imprescindible para jugar al poker. Sustituye a la mala imagen

de apostar con dinero, etc. Como también sabemos, en la actualidad se juega al poker torneos con puntos

y es lo que indican las fichas. Una forma seria y límpia donde no existe ninguna duda a la hora de apostar, contar, etc.

Hay muchos tipos de fichas, diseños, colores, etc. Se pueden personalizar con diseños exclusivos, etc.

Pero principalmente se distinguen por el peso y la calidad. Normalmente están fabricadas de arcilla y plástico,

con una lámina metálica en su interior que consigue peso y sonido. Depende del gramaje (11gr, 14gr.) pueden pesar

más o menos. Están muy valoradas las fichas Clay, que tienen un peso de 14gr. La mayoria de las fichas pesan 11,5 gr.

También existen las fichas de cerámica (9-10gr), muy utilizadas en los torneos de casino. Estas fichas son ideales para

los amantes de la habilidad y trucos con las manos. También tienen una textura especial para poder apilarlas en grandes

cantidades y formar torres,etc.(en los torneos).

Es increible la “adicción” que crean las fichas mientras se está jugando. Es prácticamente imposible no tenerlas en las

manos, o juguetear con ellas mientras pensamos en las jugadas, intentamos concentrarnos, relajarnos,etc. En cualquier torneo o

partida de poker, si conseguimos abstraernos un instante y escuchar el ambiente, todo lo que oiremos será el tintineo de las fichas de

los jugadores.

Dicen que la persona que invento el poker era muy inteligente, pero el que inventó las fichas era un genio.

 

 

Poker y Más

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dicen que el hombre que inventó el juego era muy inteligente, pero que quién inventó las fichjas era un genio.